Vanidad, ¿Tienes algo que demostrar? You’re So Vain  

Llevo unas semanas con el tema You’re So Vain repiqueteando a ratitos en mi mente. Hasta hoy, que algo cansada del tema, me he planteado hacer consciente todo lo que sepa sobre la vanidad y así quitarlo de ‘en medio’. (lo tarareo varias veces al día, casi cada día)


A más persona, menos vanidad

Al poco he pensado que si está siendo constante y reiterativo (y no digo pesado 😉) es porque estará vinculado al biorritmo otoñal, así que he puesto manos a la obra para darle el espacio que necesita y así hacerlo consciente. También he tenido que dilucidar si era un tema para el blog de Cronos o para el blog de A Conscious Life, pero conforme lo editaba he visto claro que era un tema que afecta especialmente al rol personal. Aunque en el pasado, el tema de la vanidad se achacaba especialmente a las mujeres, no hay más que profundizar un poco para observar que es algo que nace, crece y se desarrolla de forma ‘pareja’ al nacimiento, crecimiento y desarrollo de la propia personalidad.

Confianza en uno mismo

El caso es que una persona que siente una gran confianza en sí misma, no necesita corroborar a cada rato quién es ni cómo se ve. Lo que no significa que no te preocupe llevar las uñas arregladas, el pelo arreglado, o llevar la ropa que mejor te hace sentir.

¿Tienes algo que demostrar?

Es por eso por lo que he pensado que la vanidad se alimenta de la inseguridad y la falta de confianza en uno mism@ y esto les pasa a aquellas personas que ‘todavía’ tienen que demostrarse algo a sí mismas. Lo que nos lleva irremediablemente a ‘aquellos maravillosos años’. Tiempos pretéritos en los que el patito feo, el ‘loser’ que todavía llevas dentro, campaba a sus anchas por tu vida.

Lo más llamativo es que la vanidad, por mucho que se asocie al elemento femenino de la especie, tiene que ver con el rol masculino, con el YO, que busca diferenciarse, a toda costa del sentido del ‘nosotros’.

  • Vanidad y envidia van de la mano y conviene hacer de ellas un camino de aprendizaje, tomando conciencia cuando aparecen para darles un sentido positivo. La vanidad, bien entendida, te recuerda aquellos puntos de tu persona, de tu ser social que han de ser mejorados.

 

En el biorritmo de otoño aparecen en tu mapa emocional aquellas cuestiones relativas al tiempo/espacio en el que naciste, y en el caso más que probable de que no estés dando lo mejor de ti a los demás, tendrás una cierta nostalgia de #todoloquepudisteser y aun no has sido: #másalt@, #másguap@, #máslist@, #másamad@, #másric@, etc.

¿Vanidad o envidia?

Cuando criticas tu imagen en el espejo. Vanidad

Cuando digo que el #otoño nos pide que seamos más altos, más guapos, más listos, etc., serán la envidia y la vanidad las que te orienten para que puedas cambiar la percepción de un tiempo y espacio que ya no debería condicionarte.  La diferencia entre la vanidad y la envidia es que la vanidad aparece cuando te miras al espejo y tu yo ‘interior’ te pide que mejores con relación a tu ideal de futuro. Es algo que tiene que ver con la imagen que guardas de tu infancia y que has de actualizar con relación a tus padres. En realidad es a ti mismo a quien quieres demostrar que ya eres mayor.

Cuando criticas la imagen del otro. Envidia

Sin embargo, la envidia aparece cuando ves la imagen del otro y te consideras menos que él. Sólo te acuerdas de lo que podrías lograr cuando te lo recuerdan los logros de los demás. Es algo que nace de fuera a dentro y que se activa porque no fijas tu imagen en el presente de forma adecuada. Con el enfoque adecuado, la envidia se convierte en una forma de ver, en los demás, lo bueno que hay en ti. Recordándote que tienes todo lo que necesitas, aquí y ahora, para ser feliz.

 

Así cuando veas algo que te cause admiración en otra persona, lo que tienes que hacer es pensar… 
¡Genial, ya somos dos! Si no tienes esta reacción o no es sincera, tienes que trabajar tus niveles de energía diarios. 
La persona que tiene un buen nivel de energía no ‘envidia’ nada de lo que puedan tener los demás.

 

¿Vives en el pasado o en el presente?

En la práctica, vanidad y envidia suelen ir de la mano pues pocas personas pueden diferenciar, las inseguridades heredadas de la infancia (o tiempo pasado), de la falta de energía/imagen en su día a día (tiempo presente), por lo que la una retroalimenta a la otra.

Mi propuesta es que hagas conscientes tus anhelos frente al espejo o frente a los demás y los conviertas en marcadores de superación positiva, sabiendo que:

  • Tener la necesidad de demostrar que eres más guapo o joven  tiene que ver con guardar una memoria materna negativa. Con la falta de hábitos saludables y con la necesidad de superarte en tus capacidades físicas. Con la necesidad de autoescucha. También está vinculado a un mayor miedo a la vejez, enfermedad y muerte.
  • Tener la necesidad de demostrar que eres más listo, que tienes un mejor trabajo, coche , etc., tiene que ver con guardar una imagen negativa de tu padre, y con la necesidad de superarte en tus capacidades mentales. Con la necesidad de reconocimiento del exterior.

vanidad

nombre femenino

  1. 1. Orgullo de la persona que tiene en un alto concepto sus propios méritos y un afán excesivo de ser admirado y considerado por ellos.  ¿Qué significa vanidad? La vanidad viene del latín vanitas y significa falto de realidad o vacío. Este adjetivo está fuertemente vinculado a la arrogancia.

 

¿Conoces la expresión se puso verde de envidia?

Articulo siguiente
¿Y si el verdadero lujo fuera el espacio?  Se ofrece hosting para parejas
ANA ÁVILA

ANA ÁVILA

Consultora Holística | Life Coach | Conferenciante Si te interesa la vida natural y sencilla, la vida en pareja, el desarrollo personal y profesional, el vivir cada día en paz y con armonía… ¡Este es tu espacio! Puedes solicitar una consulta en el  617 925 097 o enviar un mail a: cronos@metodocronos.es Ver perfil »
ANA ÁVILA

ANA ÁVILA

Consultora Holística | Life Coach | Conferenciante Si te interesa la vida natural y sencilla, la vida en pareja, el desarrollo personal y profesional, el vivir cada día en paz y con armonía… ¡Este es tu espacio! Puedes solicitar una consulta en el  617 925 097 o enviar un mail a: cronos@metodocronos.es Ver perfil »

¿Te ha gustado el post? ¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Información básica de protección de datos

  • Responsable: Ana Ávila -Método Cronos-         Finalidad: Gestionar y moderar comentarios.        Legitimación: Consentimiento.
  • Destinatarios: No hay destinatarios externos.    Derechos: Acceso, edición, supresión y portabilidad, contactando al responsable (+ info)