Virus. Función positiva en la evolución humana

Hace tiempo que tomé conciencia de que los virus, a los que la evolución nos expone con el fin de fortalecer nuestras defensas, no atacan al cuerpo. Es la conciencia de humanidad la que es puesta a prueba cada vez que un virus asola nuestra conciencia del siglo XXI.

teclado-antivirus-virus

Contenido del post

Definición de virus en el marco del desarrollo personal

En el nivel del desarrollo humano, un virus es toda información fuera de contexto espacial/ temporal que se cuela o acepta sin ser cuestionada o revisada con relación a las propias coordenadas o coordenadas de base.

En forma simple, un virus es algo que está fuera de tiempo o de lugar.

Esto se aplica a todo tipo de virus tanto en el ámbito de lo orgánico como en el plano emocional o mental. De hecho, nos hacemos susceptibles a los virus ambientales que atacan a nuestro organismo físico cuando nuestras defensas son atacadas y superadas en el ámbito emocional/mental.

  • “Cualquier interacción en el ámbito de lo humano parte de una base contextual en tiempo y espacio que se fija con el asunto o intención con el que es abordado. Cuando lo que se expone no se ajusta al asunto fijado por dicho contexto se convierte en un virus/spam que irá expandiéndose por todas aquellas personas que aceptaron dicha cuestión sin cuestionarla.”  Ferran Ramón Cortés

Virus y evolución humana

La especie humana estabilizó su crecimiento físico/emocional cuando superó las barreras instintivas que dieron origen al agrupamiento en forma de clan, vinculado a los lazos consanguíneos, para integrar el concepto de pueblo o estado, vinculado al sentimiento de especie o conciencia de humanidad.

Este proceso de integración de lo egóico/personal a lo grupal transpersonal fue posible cuando la especie superó las pruebas de supervivencia relativas a los atributos físicos. Todas y cada una de las veces que un individuo superó un virus y lo incorporó a su sistema defensivo transmitiéndolo a la siguiente generación, la especie al completo se fortalecía.

AHORA toca fortalecer la conciencia de humanidad

Hace ya un tiempo que los virus a los que la evolución nos expone con el fin de fortalecer nuestras defensas no atacan al cuerpo, sino que la prioridad en estos momentos es el desarrollo de la mente. Desde que el hombre es «hombre» y toma conciencia de su diferencia con los animales, el reto evolutivo se centra en preservar la conciencia de sí mismo sin tener que recurrir a la fuerza física o a la manipulación, elemento clave diferenciador que es lo que, precisamente, nos hace humanos.

Todavía son normales las campañas de vacunación destinadas a proteger a la población de las enfermedades víricas presentes en tiempos/espacios relativos a determinadas regiones geográficas. Es más, se investiga continuamente para demostrar que muchas de las enfermedades más graves como el cáncer son causadas por un virus o un gen. (Que es cierto que si lo buscas lo encuentras).

Lo que nadie afirma de forma categórica es que las enfermedades víricas atacan a los humanos siempre que estos están expuestos a ambientes que los alejan del concepto de humanidad y son presa de sus emociones.

Sistema inmune, virus  y desarrollo personal

Al igual que los virus infectan a los sistemas informáticos, somos nosotros los que generamos nuestra debilidad ante los virus al exponernos de forma inconsciente al ambiente exterior.

Por la tierra circulan en estos momentos innumerables virus de índole emocional/mental que ponen a prueba continuamente nuestro sistema inmune abriendo la puerta a las enfermedades mentales. Lo que no se dice es que todas las enfermedades que cursan en la actualidad, incluido el cáncer son LA RESPUESTA de nuestro sistema inmune tratando de recuperarse a sí mismo. Luchar contra ellas no sirve de nada y se hace prioritario un sistema sanitario que integre esta verdad y ayude a las personas a superar los problemas de salud de forma natural, apoyando los procesos que el cuerpo inicia para proteger y mejorar la salud del individuo.

Tú creas tu realidad

Sé que mis palabras a algunos les sonaran a «ciencia-ficción», pero es la forma en la que vivo en salud y la que recomiendo a todos mis clientes. El mundo, tal y como lo conocemos, es una inmensa paradoja en la que los humanos crean con sus mentes la realidad en la que viven. En este contexto, sus cuerpos enferman para liberarse de los errores de una mente mal configurada..

Sentido evolutivo de accidentes y enfermedades

La ignorancia en la que se mueven millones de personas es tal que el sistema no se colapsa gracias a las enfermedades y accidentes que actúan a modo de bloqueo/reparación de la química orgánica humana a falta de una mayor integración del poder de la mente sobre la materia.

«La enfermedad es una forma de ver/experimentar aquello que la ignorancia de la mente ha generado.»

La enfermedad es una forma de crecer mentalmente

Es una forma de madurar, aunque, eso sí, a costa de sufrir distintos grados de molestias y/o dolor que podrían evitarse si las personas fueran educadas en la realidad de lo que en verdad somos: seres pensantes/sintientes que tienen como prioridad superar el plano emocional.

Mujer mirando al horizonte. Virus
La enfermedad es una forma de crecer mentalmente

Virus y emociones

Mientras lo que nos «muevan» sean las emociones habrán virus que vengan a poner orden de forma «automática» en las conciencias/cuerpos de las personas.   Usar las emociones como combustible en el plano humano es análogo a usar los combustibles fósiles en vez de apostar por las energías renovables.

Cuando un número suficiente de personas evolucionen movidas por la energía ‘solar’ de la propia conciencia, habremos dejado definitivamente atrás el pasado. Y el futuro será una realidad.

Presión de grupo y desarrollo personal

Las crisis en el panorama social, económico y familiar-personal vienen actualizan de forma imperativa el sistema operativo personal y grupal. Clic para tuitear

En estos momentos, y de cara a la nueva era evolutiva, hay una serie de parámetros que la humanidad ha de actualizar con rapidez si no quiere agravar sus problemas de base reflejados en el área de salud, medio ambiente, economía, etc.

 Presión de grupo y conformidad

Actualizarse o morir

La especie humana continúa evolucionando e integrando nuevos valores que nos obligan a reflexionar y adoptar actitudes que aseguren nuestro futuro y aclaren nuestro presente.  Dar por sentado ciertas cosas es asegurarnos la degeneración personal y colectiva.

Todas aquellas personas que están en proceso de actualizar su sistema de valores tienen problemas debido a la presión de «grupo» o grupos que quieren absorberlos. O, mejor dicho, que se resisten a darles la autonomía propia de toda persona consciente.

Vacunas físicas y emocionales ¿son necesarias?

La humanidad tardó millones de años  en desarrollar un sistema inmunológico defensivo que nos permitiera adaptarnos a los distintos climas y hábitats naturales.  «La civilización» trajo consigo, en relativamente mucho menos tiempo, el desarrollo de usos y costumbres antinaturales que pusieron a prueba nuestras defensas.

Cuando el ser humano rebasa los límites de su sistema defensivo (leyes de la naturaleza) aparecen las plagas, pestes y virus que acaban con los excesos a modo de limpieza y autorregulación.

Vacunas en la infancia

vacunas-bebé-virus
Virus y evolución humana

A lo largo de su historia, la especie ha sobrevivido a innumerables plagas y su sistema inmune se ha fortalecido frente a virus y bacterias que, en la antigüedad, se encargaban de diezmar a la población cuando ésta rebasaba ciertos límites.

 

Estas defensas se transmiten de madres a hijos.  En la infancia las vacunas cumplen la función de activar y de poner a prueba el sistema defensivo heredado. Aun así, las defensas heredadas y reforzadas por medio de vacunas solo sirven para virus o plagas ya superadas por la humanidad en su conjunto.

Higiene y límites, la mejor vacuna contra los virus

En realidad, las medidas de prevención e higiene han contribuido, mucho más que las vacunas, a la erradicación de pestes y plagas, pero la humanidad sigue evolucionando y la salud se ve amenazada por nuevas formas de contaminación ambiental, físicas y psíquicas que están dando lugar a brotes de nuevas plagas o virus para los que todavía no existen vacunas.

Olvidamos que toda forma de convivencia, que nos aleje de la finalidad para la que fuimos creados, pondrá a prueba nuestras defensas y aumentará el gasto energético debilitando nuestro campo de fuerza por lo que quedaremos expuestos a nuevas, y no tan nuevas, amenazas ya que las formas antiguas de virus no desaparecen, sólo se mantienen a raya por medio de un campo de fuerza personal, fuerte y equilibrado.

Si has leído el artículo, al que te lleva el enlace de este párrafo, verás el sentido de la gripe que recorrió el mundo en 1918 . La conciencia de humanidad sufrió un shock y este ‘sinsentido’ que fue la primera guerra mundial golpeó con fuerza la conciencia de millones de humanos.

Al hilo de estos pensamientos recuerdo la gran impresión que dejó en mi  conciencia la lectura del libro ‘El siglo de los cirujanos’. Pienso que es un libro que debería de leer toda persona con el fin de completar su desarrollo personal. El libro muestra la importancia de la higiene para la salud humana. Y cómo los avances en medicina están vinculados, tristemente, a las necesidades cruentas de la guerra.

 

Virus. Ambientes cargados y sistema inmune

En los niños y jóvenes del mundo civilizado, la sobrecarga impuesta por el desarrollo del área social-intelectual (la escuela), les hace especialmente vulnerables. Pese a las vacunas, la enfermedad puede aparecer si la persona se ve expuesta a ambientes excesivamente cargados como (hospitales, escuelas, centros comerciales, ambientes deteriorados química o físicamente, etc.).

Las únicas medidas que nos quedan para el mantenimiento de una salud a prueba de «todo» son el mantenimiento de un campo de fuerza-identidad personal, lo más fuerte y equilibrado posible, la observancia de medios de prevención e higiene, ya conocidos de sobra por nuestra especie y, en la medida que nos sea posible, la actualización de viejos parámetros de conducta que nos permitan clarificar y ordenar nuevos modelos de conducta.

Virus: grupo e individuo

Mientras crecemos y nos desarrollamos pertenecemos al grupo familiar o clan donde hemos nacido (crecimiento vertical).

Una vez que maduramos, nos individualizamos para buscar una pareja con el fin de estabilizar nuestro crecimiento. Una vez emparejados nos centramos en mantener la estabilidad y el desarrollo de nuestra familia (crecimiento global). Y nos estructuramos en base a la profesión o rol social elegido.

Elige conscientemente

En el contexto evolutivo humano, la formación de grupos o parejas «al azar» no tiene  base biológica. Es una forma de involución humana donde sujetos que no se han individualizado, se agrupan de forma heterogénea para «hacer masa». La finalidad es atraer ideas ya que, de uno en uno, son incapaces de hacerlo, por no tener la base energética suficiente para ello.

Aquel que no conoce su historia  (la de sus padres), está condenado a repetirla

Todo grupo o pareja que se forme sin tener las ideas claras debe de pasar una serie de etapas para homogeneizar sus bases y estructurar sus contenidos y futura evolución. Aunque no lo sepan, están sujetos a reglas fijadas de antemano por las diferentes  etapas por los que ha circulado la humanidad. Esto es lo que se conoce comúnmente como repetir la historia con el fin de integrarla de forma positiva.  Quemar etapas sin poder elegir, tal y cómo se hace en la escuela obligatoria.

Tristemente, una mayoría de personas viven en un eterno ‘bucle’ que los lleva a su tiempo de escuela-infancia, una y otra vez. Hasta que liberan todos los fantasmas de su pasado.  Fantasmas de su memoria físico-emocional que habrán de ser vistos a ojos de una experiencia de la vida MADURA Y ADULTA. A ojos de una conciencia ya liberada de todos los condicionantes que una vez nos ‘convirtieron’ físicamente en lo que hoy conocemos como SER HUMANO.

PD: este texto lo escribí originalmente en el 2014 y lo tenía en borrador; he creído oportuno recuperarlo en estos momentos.

Articulo anterior
El invierno del mundo
Articulo siguiente
Si ya tienes el paso ¡Ponle más energía!
ANA ÁVILA
ANA ÁVILA
Consultora Holística | Life Coach | Conferenciante Si te interesa la vida natural y sencilla, la vida en pareja, el desarrollo personal y profesional, el vivir cada día en paz y con armonía… ¡Este es tu espacio! Puedes solicitar una consulta en el  617 925 097 o enviar un mail a: cronos@metodocronos.es Ver perfil »
ANA ÁVILA
ANA ÁVILA
Consultora Holística | Life Coach | Conferenciante Si te interesa la vida natural y sencilla, la vida en pareja, el desarrollo personal y profesional, el vivir cada día en paz y con armonía… ¡Este es tu espacio! Puedes solicitar una consulta en el  617 925 097 o enviar un mail a: cronos@metodocronos.es Ver perfil »

¿Te ha gustado el post? ¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Información básica de protección de datos

  • Responsable: Ana Ávila -Método Cronos-         Finalidad: Gestionar y moderar comentarios.        Legitimación: Consentimiento.
  • Destinatarios: No hay destinatarios externos.    Derechos: Acceso, edición, supresión y portabilidad, contactando al responsable (+ info)