Tiempo de teta. Resuelve el pasado y afianza el presente. Escuela de padres VII

He de reconocer que me pone de los ‘pelos’ el ver la ignorancia que todavía existe sobre algo tan simple, TAN NATURAL como el dar la teta. Algo que nos vincula al concepto de #mamíferos y, por tanto, a todo animal que nace de un útero y se alimenta de la leche materna durante un tiempo. 

Bebe tomando el pecho. Mira a su madre.

Contenido del post

El ‘dar de mamar’ es uno de los temas que cada cierto tiempo me toca resolver en la consulta holística. La palabra mamar tiene el significado de “chupar la leche de la teta” y viene del latín mamma = “teta”.

Tiempo de teta

Cada vez me cuesta más el ‘meter rollo’ para tratar de convencer o justificar a las mentes pensantes, mentes analíticas o, simplemente emocionales. Y son todas estas tipologías de personas las que precisamente ALIMENTAN el resurgir de los grupos de apoyo a la lactancia que cómo setas están repoblando los espacios de asociaciones, municipios y colectivos varios. Personas que abordan el tema desde el discurso educativo, psicológico, socio-político, en ocasiones anatómico-fisiológico pero en muy pocos casos desde un enfoque holístico.

Aunque no dudo en ningún momento de su ‘buena-intención’ lo único que están haciendo, a mi parecer, es marear la perdiz y marear a las madres novatas que, en su inmensa mayoría, lo único que quieren es hacerlo mejor que sus ‘mamis’ lo hicieron con ellas. Toda una masa crítica de ‘mamis’ con sus tetas a babor y estribor dispuestas a quedarse ‘secas’ en aras de una maternidad positiva.

Sobre el dar la teta y el destetar

CON TETA O, SIN TETA, el vínculo con la madre se establece solo y tan solo si la madre es consciente y capaz de positivar, por ella misma, el archivo de maternidad que la liga a su madre. Y después transferirlo a su bebé a la par que lo introduce progresivamente, en el tiempo actual.

Dar la teta sin resolver la relación con la madre (abuela materna del bebé) trae complicaciones en el proceso de crianza y suele ser la causa de que se alargue más de la cuenta. También influye en cómo y cuándo el bebé pasa a la alimentación sólida. Y si va a ser capaz de destetarse por sí mismo. Sin historias.

EL TIEMPO DE TETA en los humanos siempre ha sido y será un tiempo de resolución con el pasado. A la par que un tiempo de integración con el presente.

Es la madre y no el lactante la que RESUELVE

El tiempo de lactancia está ‘pensado’ por la naturaleza. En los mamíferos, en todos ellos, es un tiempo para que la madre TRANSFIERA a su cría la SEGURIDAD de que podrá vivir y alimentarse en su ‘territorio’. Es la madre la que ‘acompaña’ a su bebé cada día y le va ‘radiando’ a su criatura aquello que suelo decir a mis clientes, a cada tanto, en mi consulta holística:

¡La vida es fácil y bella! ¡Alimentarse y trabajar es tan hermoso como esto que haces ahora al chupar de mi pezón!   ¡Querido mío… o querida mía!   Tu madre es feliz con tu padre. Y tiene una relación bonita con la vida. Con tu abuela y tu abuelo. ¡No tienes nada que temer! ¡CRECE , crece SEGURO! ¡CRECE CONFIANDO!

💚 💜 🧡 💛 💚 💜 🧡 💛

 

Y todo esto SIN HABLAR. En un principio, tan sólo con la mirada, especialmente en los primeros meses de la lactancia. Cuando el bebé aun no se ha ‘abierto’ en otras direcciones a la vida.

mamá gorila dando de mamar

El bebé soltará la teta por sí solo…

Si el discurso emocional de la madre es el adecuado

Lo natural en los humanos es que el destete empiece a ser progresivo conforme van saliendo los dientes de leche. Y en cuanto el pequeño o pequeña empieza a poder comer ‘de todo’ aunque haya que chafarlo un poco con el tenedor al principio. (no conviene abusar de los purés) .

¡Se olvidará de la teta que no de su mami...!

En serio…, Si tú fueras y el bebé y tuvieras ya ‘dientes’ ¿Te gustaría chupar teta? ¡Con lo rica y sabrosa que está la comida hecha con amor!

Claro que si lo que el bebé necesita es teta emocional para recargarse, una y otra vez, de la pérdida que supone salir cada día al mundo CREYENDO que es un lugar difícil. Mensaje que la abuela y la madre no dejan de REPETIRLE con su sentir y experiencia orgánica diaria… Pues ahí están los resultados.

Tiempo de teta. Resuelve el pasado, afianza el presente

Personas con 30, con 40 y con 50 años que ya no ‘chupan’ TETA FÍSICAMENTE, (no de sus madres evidentemente) pero que van CHUPANDO atención emocional y enganchándose a todo lo ‘dulce’ que, desgraciadamente, encuentran con facilidad en todas partes.

Es en el ‘tiempo de teta’ donde el humano se hace humano. En este tiempo se instalan los ideales y valores con los que más tarde saldrá al mundo como persona.

Por desgracia es también en este tiempo donde se instalan todos los problemas de aprendizaje, cognitivo, social y afectivo que el niño va a manifestar desde un inicio de su vida de relación y más tarde de pareja.

TETA. Bebe lactando Vinculo materno

El bebé y su entorno

¿Has visto la película ‘Hasta los huesos? En ella se muestra el problema de la anorexia y su relación con el vínculo-materno. Aunque es una película recomendable como PUNTO DE PARTIDA ya que TODO PROBLEMA EVOLUTIVO relacionado con el COMER o con el APRENDER pasa por restaurar el vínculo emocional con la madre. En función de cómo la madre va resolviendo su relación con la vida/pareja/trabajo/otros-hijos, a la par que da el pecho a su bebé, éste irá asimilando su futuro pensar-sentir hacia la vida. Si la madre integra de forma fácil su tiempo de maternidad en si vida personal. Así lo reflejará el bebé.

El Inconsciente de la madre y el niño están fusionados desde la concepción hasta que el bebé cumple tres años. El bebé, por tanto, se construye en el sistema de representación emocional materno. Las vivencias de la madre se programan en el inconsciente del embrión y son vividas como propias por el futuro hijo.

Documental – Entre tú y yo, la empatía

Empatía ¿nacemos con ella o la adquirimos?

Este documental muestra que la mejor manera de desarrollar la capacidad empática en un niño es demostrándole empatía. Esto ocurre desde el momento en que una madre empieza a ocuparse del cuidado de su bebé. Al compartir momentos juntos, ella reirá cuando su bebé sonría y disfrutará cuando su bebé ría con ella. La reciprocidad que surge desde el principio de la relación entre la madre y el bebé es lo que ocasionará que el niño vaya atravesando todas las etapas de construcción de la empatía.

Articulo anterior
Ambiente familiar y aprendizaje. ¡Mamá las he aprobado todas!  Escuela de padres VI
Articulo siguiente
Nuestro último verano en Escocia. Cine y familia
ANA ÁVILA
ANA ÁVILA
Consultora Holística | Life Coach | Conferenciante Si te interesa la vida natural y sencilla, la vida en pareja, el desarrollo personal y profesional, el vivir cada día en paz y con armonía… ¡Este es tu espacio! Puedes solicitar una consulta en el  617 925 097 o enviar un mail a: cronos@metodocronos.es Ver perfil »
ANA ÁVILA
ANA ÁVILA
Consultora Holística | Life Coach | Conferenciante Si te interesa la vida natural y sencilla, la vida en pareja, el desarrollo personal y profesional, el vivir cada día en paz y con armonía… ¡Este es tu espacio! Puedes solicitar una consulta en el  617 925 097 o enviar un mail a: cronos@metodocronos.es Ver perfil »

¿Te ha gustado el post? ¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Información básica de protección de datos

  • Responsable: Ana Ávila -Método Cronos-         Finalidad: Gestionar y moderar comentarios.        Legitimación: Consentimiento.
  • Destinatarios: No hay destinatarios externos.    Derechos: Acceso, edición, supresión y portabilidad, contactando al responsable (+ info)