Control de la rabia y el enfado

Las personas sabias no pierden el control. No se enfadan, no se mosquean y no se hacen las interesantes. No abusan de la atención de los demás, ni siquiera enfermando.

maestro artes marciales

Contenido del post

Elimina la rabia y el enfado de tu vida

Estamos en #Primavera y hablamos del enfado, de la rabia y de la pérdida de control. Una actitud infantil que manifiesta falta de cercanía mental, falta de  confianza y templanza.

¿Cómo son tus cabreos?

  • ¿Monumentales?  ¿Te reprimes y parecen más bien el maullido de un gatito?  Imagina toda esa potencia invertida en superarte y ser mejor cada día.
El entretiempo primaveral nos da las claves para saber cómo pasamos del frío al calor. De cómo de rápido nos calentamos. Las personas que se calientan ‘rápido’ echan de menos un enfoque positivo. Un lugar o momento dado que les supo a poco. Es su forma de reclamar la atención que no recibieron o que no se dan. Y la salud del hígado es la que nos dice cómo de bien lo hacemos. Si el hígado está sano el calor no perjudica al corazón pues lo que daña a este órgano es la falta de #Ritmo, #Orden y #Dosificación. Actitudes que nos facilitan el tránsito en un día muy caluroso.

Enfado, rabia y pérdida de control

mujer con RABIA a punto de explotar
“El enfado manifiesta tu debilidad.”

A lo mejor te dices, pero si mi hígado está bien… ¿Seguro?

Si la salud del hígado está bien el calor no perjudica al corazón y la rabia y el enfado no tiene lugar en tu vida. Y tampoco los dolores de cabeza, las alergias, los picores, eructos y gases. Los dolores de cuello, hombros, y un sinfín de molestias varias que padecen las personas que ‘NO’ se enfadan. Que no gritan y que no saben poner las cosas en su sitio antes de que sea tarde.

 

Ahora me enfado y no respiro

Cada vez que te enfadas con algo o con alguien estás reflejando tu incapacidad para aceptar y resolver, de forma positiva, el problema que dicha situación te plantea. O sea, el enfado manifiesta ¡tu debilidad física, emocional o mental!

 

El enfado, al igual que el llanto, manifiesta tu incontinencia personal a la hora de fijar dentro de un contexto evolutivo un ‘galimatías’ existencial. Clic para tuitear

 

Que tu explosión sea en forma de  enfado o  de llanto depende de si el origen es mental, en cuyo caso cursa como calor-rabia-enfado. O sentimental, en cuyo caso cursa como frío-miedo-pena-melancolía.

A veces es cuestión de alejarse y respirar un poco de aire fresco para aclarar tus ideas. Otras veces es cuestión de poner en pause, irse a dormir y verlo con nuevos ojos al día siguiente. Y de vez en cuando es cuestión de pasar página y decir adiós. Y ya positivando el enfado… Lo mejor es no encenderse en absoluto y apagar el fuego a la primera señal de estar mosqueándote.

 

De la rabia a la melancolía. ¿Bipolaridad?

 

¡Hola soy tu hígado! Identidad personal o sentido del YO

Articulo anterior
Bioenergética. Tu actitud marca la diferencia
Articulo siguiente
Reeducación corporal: el camino hacia la ecoeficiencia personal
ANA ÁVILA
ANA ÁVILA
Consultora Holística | Life Coach | Conferenciante Si te interesa la vida natural y sencilla, la vida en pareja, el desarrollo personal y profesional, el vivir cada día en paz y con armonía… ¡Este es tu espacio! Puedes solicitar una consulta en el  617 925 097 o enviar un mail a: cronos@metodocronos.es Ver perfil »
ANA ÁVILA
ANA ÁVILA
Consultora Holística | Life Coach | Conferenciante Si te interesa la vida natural y sencilla, la vida en pareja, el desarrollo personal y profesional, el vivir cada día en paz y con armonía… ¡Este es tu espacio! Puedes solicitar una consulta en el  617 925 097 o enviar un mail a: cronos@metodocronos.es Ver perfil »

¿Te ha gustado el post? ¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Información básica de protección de datos

  • Responsable: Ana Ávila -Método Cronos-         Finalidad: Gestionar y moderar comentarios.        Legitimación: Consentimiento.
  • Destinatarios: No hay destinatarios externos.    Derechos: Acceso, edición, supresión y portabilidad, contactando al responsable (+ info)